lunes, 8 de marzo de 2010

Cameron que se duerme... el Día de la Mujer


Me desayuné hoy con lo del Día de la Mujer. No tenía idea, no me acordaba que existía y tampoco tengo claro si me parece necesario a estas alturas del partido. En especial cuando vivo en un país con una presidenta (hasta el jueves al menos, cuando pasamos a ser S.A.) como máxima autoridad. Claro, no faltarán las amigas que sacarán a relucir los años de lucha para conquistar los mismos beneficios que los hombres. Lo que pasa es que la discriminación no es lo mío, ni la negativa ni la positiva, como en este caso. Marcar las diferencias acentúa más la distancia, supongo.
Ayer fue la entrega de los premios Oscar y la ex mujer de James Cameron le pintó la cara, ganando los principales premios por sobre la favorita Avatar (que todavía no veo) y transformándose además en la primera mujer en ganar el premio a mejor director. Me imagino las ganas que debe haber tenido de hacerle un Pato Yáñez o algo a su sorprendido ex, pero este año fue todo muy rápido (además Patricio Nazario no alcanzó popularidad en los states). Ahí si que hay una distancia que se acorta: una mujer gana en igualdad de condiciones, en una ceremonia en que históricamente todo el mundo repara sólo en cómo van vestidas (cosa que en general comenta un "hombre" de finos modales por TV).
Y ojo, que mujeres machistas hay muchas, en especial en la generación de nuestras mamás (la mía ocupa un lugar destacado en el ranking). ¿Qué puede hacer uno? Educar distinto a sus hijas (la mía entró por fin hoy a clases), querer y valorar más a la mujer que tenemos al lado y principalmente hacer. Las camas, el lavado, regar las plantas, planchar ropa. No se va a caer ninguna parte de la anatomía por cocinar (sólo se puede quemar, ojo con las distancias y las ollas calientes), ni por entender que las cosas se pueden hacer de a dos (lo que además es una buena manera de que su Yayita no se convierta en Tremebunda en un plazo cercano). Bueno, dejo esta reflexión hasta acá porque me tienen la cena servida (qué buen cierre, no?)

Breves telúricos
El equipo de Chile le dedicó el triunfo sobre Israel en la Copa Davis a los más afectados, y Fernando González dijo en el estadio que no sabía si estaba con Nico Massú o Kramer (lo que no le causó ninguna gracia a Massú, pero si al público). Aguilar, uno de los tenistas, contó que le daba la dura a Nadal... pero cuando el español tenía como 12 años y él 14 (que clásica noticia chilena).
En otras informaciones, el sismo provocaría una escasez del vital elemento... cerveza.
Éxito. 

4 comentarios:

  1. Anónimo10:07 p. m.

    Qué onda la ex de Cameron? Tiene 58 años y se veía más joven que... ¿yo?
    Ídola. Estoy segura que en su mente, mientras ponía esa sonrisa serena y refinada, hacía el gesto aquel...

    La Leidi Yáñez

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que habría que darle un Oscar a los efectos especiales al cirujano quizás, porque se veía demasiado joven... y más encima estaba sentada justo adelante de Cameron, que de seguro cachó que en cada sonrisa serena y refinada estaba Patricio Nazario escondido.
    Saludos querida Leidi.

    ResponderEliminar
  3. La ex de Cameron le pintó la cara de azul? jojo El final, lo mejor del relato, lejos.

    ResponderEliminar
  4. Y bueh... no se la pintó "color esperanza" precisamente... Éxito!

    ResponderEliminar