lunes, 15 de marzo de 2010

Blackout (Sombras)

Estamos en el primer mundo. Ya no tenemos cortes eléctricos ni apagones. Ahora lo nuestro son los "blackouts". El de anoche, que dejó a más del 90% de los chilenos sin luz por un buen rato, y pareció una patada en las canillas después de tanta calamidad junta las últimas semanas, nos pilló familiarmente curados de espanto (nos faltan unos huracanes y una inundación para completar el mes, supongo). En casa prendimos unas cuentas velas (que compramos post sacudón), encendimos la radio a pilas (una rosada y plástica con motivos de "Dora la Exploradora" de la Coni) y ya. A estas alturas además -y seguramente el resto de los chilenos también- tenemos a mano las linternas, por lo que nos ahorramos el "yo estoy seguro de que estaba por acá" y el culposo "te dije que compraras pilas" que a oscuras adquieren un tono más agresivo que amoroso. Sentados los tres a la mesa comenzamos a hacer caras iluminados por los focos y luego ensayamos sombras en la pared. La Coni, mi hija, nunca las había hecho, así que fue una linda oportunidad de que aprendiera que no todo es Pixar y 3D. Puros clásicos: el perro, la paloma, un conejo, un pseudo dinosaurio y el par de dedos que intentaba atrapar las cabezas (no, no apareció el "elefante inmundo" de las sombras chinescas de Videomatch). Los teléfonos -de nuevo, en algo que ya es una desagradable costumbre- estaban convertidos en celulares de palo, pero al menos aún servían como cámaras de fotos. 
En La Serena el partido entre los "papayeros" y el Audax se suspendió, y el rock dejó de sonar en el concierto solidario del Arena Santiago. En Chiloé la gente estaba más preocupada de que no apareciera el Trauco, que de seguro atacó a unas cuantas. Sólo unos datos: el 2008, un apagón dejó a parte de Barcelona sin luz durante tres días. El efecto se vio nueve meses después, con un incremento de más de 7% de los nacimientos. Se dice que los cortes de luz en San Francisco, EEUU, en 1996 y 1997 también provocaron que la gente se "prendiera", con el correspondiente aumento en la natalidad. Bueno, este fue más corto, pero algo se habrá alcanzado a hacer... claro, porque "con el apagón... qué cosas suceden".


Hostia, tío
Y si de sombras se trata (en un cambio de tema digno de noticiario central), desde España nos llegan novedades sobre el fin de los tiempos. El prestigioso El Mundo, publicó ayer una entrevista al Obispo español de la secta "Creciendo en gracia", que sigue a José Luis de Jesús Miranda, un ex heroinómano puertorriqueño al que Jesús "se le metió dentro" allá por 1973 y que se hace llamar el "Jesucristo hombre". Con más de 100 mil seguidores en 26 países -todos con un "666" tatuado, según ellos símbolo de prosperidad- el ser divino anuncia que en julio del 2012 el Vaticano será destruido por una explosión provocada por "ángeles". "'El 3 de febrero El Rey de Reyes anunció que la Tierra iba temblar, y ya ha empezado a hacerlo, como en Haití y Chile', dice el obispo olvidando que el seísmo de Haití fue un mes antes del anuncio" cita el diario. Junten miedo (desde que se equivocó el Mago Yin uno ya no sabe en qué creer).


6 comentarios:

  1. Notable! Con razón eres o eras libretista de comediantes...
    Lo de las sombras nosotros tb. lo hicimos los días sin luz después del terremoto, un hit! Anoche tocó acostarse temprano no más... fomeque, cero aporte al aumento de natalidad por este lado! ;-)

    ResponderEliminar
  2. Marcela2:51 p. m.

    Lo primero qué pensé anoche es que nunca un apagón nos había pillado tan equipados. He escuchado desde gente que tenía una luz de emergencia en cada pieza, hasta mi mamá en que todos pudieron estrenar sus cintillos con linterna, estilo minero (se lleva esta temporada).
    Nosotros salvamos con nuestra célebre linterna-radio a tracción humana, para la cuál esta vez además teníamos pilas.
    Para pasar el rato con nuestras niñas en edad pre escolar, inventamos un campamento debajo de las sábanas, contando cuentos a la luz de la linterna. Una actividad no compatible con aportar al aumento de la natalidad, por lo demás, así que tampoco habrpan novedades por este lado.

    ResponderEliminar
  3. Qué porquería..te juro que cuando se cortó la luz, tenía a mi hija en brazos y el otro gracias a Dios bañado y listo para dormir...que penita con el apagón Diego me dice; mamá..esto fue culpa del terremoto!!! y claro si los niños son sabios, así fue.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, por mi lado el aumento de la natalidad está asegurado hace rato (mi aporte llega a fines de junio), así que parece que lo de los apagones es puro mito. La gente está cada vez más preparada para lo peor... incluidos los niños, que parece que con esto están cada día más grandes... Saludos a todas y gracias por leer!

    ResponderEliminar
  5. ¿como los angeles van a hacer explotar el vaticano? eran los unicos q se estaban salvando de ser pedofilos o corruptos, y ahora son malulos. En todo caso me encantaria ver algo asi..

    ResponderEliminar
  6. No sé si me encantaría ver eso... pero sería una tremenda película de Roland Emmerich (sí, el de 2012 y tantas otras)... Saludos!

    ResponderEliminar