miércoles, 12 de septiembre de 2007

EL RETORNO (PARTE 2 Y FINAL)




Iba a hacer una trilogía con mi retorno, para luego vender los derechos a Hollywood y aparecer en medio de animatronics y personajes generados por Industrial Light & Magic, pero me dio lata. Tenía listo el casting: para el primer capítulo, cuando estaba con el pelo largo, mi rol lo iba a hacer Brad Pitt con un look tipo Leyendas de Pasión. En la segunda parte, con el pelo corto, me iba a interpretar Zac Efron (sí, me veo más cabro después de ir al peluquero). Además así le podía poner unas escenas cantadas y bailadas, sacar un disco y un álbum Salo; y la tercera parte sería con Remigio Remedy y sólo para la televisión, después del fracaso de crítica y taquilla de la segunda película (esto luego de sostener conversaciones con Tom Cruise, Kevin Bacon, Jim Carrey y Matt Damon). El reparto original incluía a Natalie Portman como la Pame, Jake Gyllenhaal (sí, el vaquero gay) como el Míster, Samuel L. Jackson como el Negro, Eddie Murphy como el Pablo, Bruce Willis o Jason Statham como el Farrios, Tom Hanks como el Gonza, Benicio del Toro como Arrizaga y Adriano Castillo (compadre Moncho) como Novoa. Para la Coni planeaba un casting masivo de niñitas en un mall capitalino (Dakota Fanning está muy crecida para el rol). Hubiera sido lindo, pero prefería terminar esto del regreso acá… Ahora que soy un empleado de 9 a 18 horas tengo que optimizar mi tiempo.

Transformer
Como les contaba en el post anterior, luego de la desaparición del indio (al que llamaremos Fabrizio por su notoria forma fálica), mi suerte comenzó a mejorar. A poco andar y tras una postulación electrónica (de las miles que he hecho), me llamaron de una empresa de comunicaciones. Curiosamente, y luego de un dato de mi querida ex colega “Orchar”, accedí a un casting que estaba haciendo el principal diario farandulero del país para buscar a un reemplazante que trabajara con ellos por un mes en la sección de… farándula (osea todo el diario).
La entrevista en la agencia fue piola: La idea era editar, reportear y escribir para una revista privada de transportes de cerca de 150 páginas en papel couché y con un look que no tiene nada que envidiarle a la revista Paula (pero con modelos siliconadas en vez de pelolais). Además de darme un ingreso seguro, me permitía continuar con mis actividades extraprogramáticas para lograr mi sueldo ético. Poca gente, poco atado, algunos viajes. Todo bien. Ideal para reconstruir mi imperio financiero después de esta crisis asiática (no tengo plata ni pa arrollados de primavera).
La experiencia con el medio farandulero se dio distinta. Como primer requisito tuve que ver un programa de farándula que dan los viernes por la noche, especie de Informe Especial gritón del rubro y escribir una crónica. La idea era entregarla esa misma noche. El lunes siguiente me citaron a una entrevista. Entrar a ese diario fue intimidante. Era como la redacción donde trabajé por seis años, pero multiplicada por 20. Las piernas me temblaron un poco, pero seguí caminando digno hacia la oficina del editor, con la mente en puesta en no tropezarme con nada, que no se me asomara nada en la nariz y con una sonrisa de confianza (que comprobé era una mueca al mirarme en un vidrio, así que la suspendí). Conversé con el tipo por varios minutos. De mediana edad y escaso pelo, no se creía mucho el cuento de la farándula. “De vez en cuando todos salimos a respirar para sacar la cabeza de esto”, me dijo. Revisó mi currículum y me dio a entender que estaba un poco sobrecalificado… Analizamos el panorama televisivo actual y el devenir de los medios con tono de panelista de Tolerancia Cero (mi guata me haría encajar perfecto en ese programa). “Todo bien” le dije yo, y cruzamos frases de buena crianza.
Al día siguiente me llamaron de la agencia. Me citaron para decirme que estaba seleccionado de entre una larga lista de postulantes que incluía a dos primates y algunos chicos reality. Feliz, acepté y me transformé en Optimus Prime, el rey de los camiones (“Eris como el Caroca”, me dijo el Míster). Ahora estoy aprendiendo sobre chasis, inyección, motores, Euro III, tarificación vial y todos esos temas que siempre quise investigar (¿?). La idea era empezar dos días después.
Claramente el diario farandulero me había descartado: habían pasado dos días luego de la reunión y mi último día de libertad y nunca me llamaron. El jueves ya estaba ojeroso pero jovial en mi nueva oficina, pensando en qué es un freno de motor cuando sonó mi celular. El diario farandulero me quería. Antes de que me hicieran una propuesta dije que gracias, pero no (soy un hombre de palabra), aunque por un segundo me imaginé reporteando en el cumpleaños de Luli hasta las 4 de la mañana. ¿Habrá sido la venganza de Fabrizio? Yo creo que al final siempre todo es para mejor… y lo digo como un experto… mal que mal, “uno que ha escrito de camiones”…

4 comentarios:

  1. No sé compadre si es mejor trabajar con camiones o con la chantandula, lo importante es lograr un sueldo ético y salir del sueldo patético que a uno puede hundirlo lenta y redentoriamente en la inopia.

    Saludos
    errecé

    ResponderEliminar
  2. mmm... yo habría preferido la pega farandulera, dado tu perfil podrías saltar a la fama rápidamente (en las condiciones adecuadas)... quizas como columnista estilo "Larry Moe"... ¿no?

    ResponderEliminar
  3. Habría preferido a Travolta

    ResponderEliminar
  4. Siempre es bueno abrirse en nuevos campos laborales, sobre todo colega, cuando en periodismo la cosa es cada vez más difícil..suerte con los camiones!!!

    ResponderEliminar